Anderson y la educación emprendedora

Imagen1

Recientemente conocí a Anderson. Su historia puede ser la de muchos jóvenes que pueden llegar a desertar del sistema educativo. Anderson va a la escuela “Ana Soto” en la población de Pavia, famosa no solo por el sabor sus chivos, sino por las adversas condiciones en se vive en estas tierras guaras.

Semanas antes de nuestro encuentro, Anderson estaba considerando dejar la escuela  y pasar a formar parte de la alarmante cifra del millón setecientos mil jóvenes que ni estudia ni trabaja en Venezuela. Según el estudio de juventud del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB, el 50 % de los muchachos de 17 años abandonan el liceo. Toca preguntarnos: ¿Qué estamos dejando de hacer para que los jóvenes no se sientan motivados para continuar estudiando?

Al respecto es importante fijarnos en los contenidos en los que se están formando nuestros jóvenes. Tony Wagner, experto en innovación educativa del Centro de Tecnología y Emprendimiento de la Universidad de Harvard, manifiesta que “el mundo no valora hoy los conocimientos en sí mismos, sino lo que las personas son capaces de hacer con ese conocimiento”. Wagner cuestiona que muchas instituciones educativas siguen concentradas en que los chicos memoricen contenidos y teman al fracaso, y no descubran lo que les apasiona, ni algún propósito para emprender.

Quizás Anderson no haya logrado memorizar la tabla periódica de química, ni sabemos cuántas materias haya reprobado este año, pero este hecho no lo hace menos que nadie, más bien muestra lo prioritario que es potenciar en los jóvenes habilidades como: curiosidad e imaginación, actitud abierta hacia la solución de problemas e iniciativa y espíritu emprendedor, que no necesariamente estamos enseñando en la escuela, como dice Wagner.

Por eso nos encantó haber acompañado este año a Anderson, quien junto a su equipo viajó fuera del estado Lara, para investigar y construir una piladora de maíz, con la cual no solo atendieron una oportunidad socioproductiva de la región, que abarata los costos del maíz pilado, sino también demostrarle a un grupo de jóvenes que sí es posible vencer los miedos y salir adelante en base al emprendimiento.

Así como Anderson, cerca de doscientos jóvenes de escuelas populares de Fe y Alegría de los estados Bolívar, Lara, Portuguesa y Carabobo, este año participaron en #OpciónEmprender, una experiencia innovadora que procura sembrar la educación emprendedora en Venezuela, para que así el emprendimiento deje de ser la excepción en nuestro sistema educativo y, de la mano de alianzas significativas, pueda extenderse a más jóvenes y escuelas del país. Dado que estamos en tiempos en los que hasta las esperanzas escasean en nuestra sociedad, nos maravilla compartir noticias balsámicas que nos dan ánimos para seguir avanzando en la construcción del país que queremos en el país que tenemos. #LaCosaEsEmprender.

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

(Este artículo fue publicado en la Edición 38 del Suplemento de Responsabilidad Social: Nota Responsable el 30 de julio de 2014)

10551089_10152122402436642_8383248580983452296_n

Anuncios

Emprende tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s