Mensaje a un venezolano en fuga

El país está viviendo una de las oleadas de emigración más fuertes de los últimos años y llega el momento de escribir sobre el #IrseoQuedarse. En medio de esta “licuadora emocional” llamada Venezuela, quiero destacar la existencia de un género extraño de quienes, frente a todo pronóstico, está poniéndole ganas, esfuerzo y corazón para emprender e innovar en medio de las adversidades. Se trata de un raro tipo de venezolano al que muchos paisanos suele ignorar, o apenas mira con extrañeza por su obsesión de apostarle a esta otrora “tierra de gracia”.

No hacen alarde de valentía usando una capucha o gritando consignas en una marcha. Se trata de gente como tú que sabe que esto no es “Disneylandia” y, sin embargo, dedican su día a día – por encima del lamento y la apatía- a innovar, conectar y persistir junto con otros en el afán de construir un mejor país, sin saber siquiera si lograrán ver sus sueños realidad. En medio del “sálvese quien pueda”, son ellos los que se levantan en medio de la multitud para preguntar “Si no nosotros ¿quién?”, como dice Bernardo Guinand, o los que nos invitan a “protagonizar la reconstrucción del nosotros”, como lo plantea Kaury Ramos.

No es casualidad que este mensaje al venezolano en fuga coincida con el doceavo aniversario de Opción Venezuela (@OpcionVenezuela). Un emprendimiento social construido y desafiado, como muchos, a mantenerse en pie ante la bruma de adversidades que nos han acompañado desde el -también convulsionado- año 2002, con la voluntad de resistirnos a desistir para seguirle aportando a nuestra gente.

No es sencillo escribir estas líneas con sentimientos cruzados. Por un lado, la satisfacción por los logros alcanzados, los aprendizajes obtenidos de nuestras innumerables caídas; y por el otro, el susto ante el desabastecimiento de oportunidades y la inflación de condiciones indignas para prosperar, sin nombrar los inmensos retos que implica mantener y fortalecer cualquier iniciativa autónoma en Venezuela. Con todo ese cúmulo de emociones, el corrector automático me ayuda para que no aparezcan las múltiples exclamaciones que pasan por mi cabeza, pues en momentos como este deseo gritar “Quiero vivir aquí”, como canta nuestro Yordano.

Porque somos más que un evento electoral, deseo que en tu fuga no olvides los afectos que dejas cerquita del Caribe. Date una taima para poder reconocer que en Venezuela no solo se encuentra lo negativo e indeseable que motivó tu fuga. Así como hemos sembrado esperanzas durante estos doce años, queremos seguirlo haciéndolo.

Aprovecho estas líneas para invitarte a optar por una causa común. Este momento demanda la creación de redes de solidaridad, de afectos compartidos, de intercambio de talentos, para pasar el temporal y prepararnos para construir ese país que queremos en el país que tenemos. Estés afuera o adentro toca apostarle a causas comunes. Solo así, parafraseando a Leonardo Padrón, podremos brindar por el pecado común de querer tanto a nuestro lugar de origen. La esperanza y la ‪fe se viven mejor cuando se rompe con el aislamiento. #LaCosaEsEmprender

Ilustración cortesía de Génesis Quintero
Anuncios

4 pensamientos en “Mensaje a un venezolano en fuga”

  1. Hola Felix, valió la pena esperar! Muy bonito y sentido artículo, dejas allí plasmado sin duda que tu eres uno de esos emprendedores; aunque difiero contigo en que sean un “género o tipo raro de venezolanos” porqué a diario descubro que son muchos pero, como muy bien adviertes son ignorados por sus paisanos, además por un Estado que no ha querido reconocer su contribución al desarrollo del país, y mucho menos brindarles apoyo, seguridad o condiciones para enpender.
    Si bien los entornos de crisis son escenarios propicios para emprender y convertir necesidades en oportunidades, se requiera de muchas voluntades y trabajo para lograrlo, pienso que será uno de los grandes desafíos que tenemos por delante.
    Felicidades.

  2. Hola Tocayo: a sazón de uno de los ejercicios de coaching de vida que un grupo de enajenados mentales dedicados a “predicar” que la felicidad, no solo es posible, en toda experiencia humana, sino que además es una decisión consciente de nuestro SER, uno de los temas a lo que he dedicado tiempo es, leer todo lo que a nuestras manos llega sobre la forma en la que se argumenta el permanecer en Venezuela o emigrar. Si bien respetuosamente no comparto el titulo de este articulo, por la connotación que para algunos tiene la palabra “FUGA”, deseo rescatar tu invitación a reconocernos indistintamente de cual sea el lugar en el que decidamos vivir nuestra experiencia de vida, que sigue existiendo oportunidad de sumarnos, si eso nos mueve desde nuestras verdades, a contribuir a hacer un lugar de oportunidades y opciones llamemoslas “distintas” para no hacer juicios de valor sobre la oprtunidades y opciones de este ahora, ese espacio geografico y humano en el que nuestro SER decidió realizar una parte de su propia experiencia humana y que conocemos como Venezuela. Un abrazo.

Emprende tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s