Crónica de mis 20 horas en Maiquetía

IMG_20141107_230355Ya es más que frecuente escuchar acerca de los retrasos en los vuelos que se realizan en nuestros aeropuertos, pero lo del viernes 7 de noviembre es una historia imposible de callar. Invitado a dar una conferencia sobre emprendimiento social a jóvenes inquietos en temas de mercadeo, publicidad y periodismo, mi misión era la de introducir la idea de que el emprendimiento no se riñe con el bien común, y que nos da la posibilidad de apostarle a seguir haciendo cosas por el país en medio de las adversidades.

Adversidades que no solo pusieron en riesgo mi asistencia a este evento, sino que se relaciona con los escollos que solemos vivir los venezolanos a diario, ejemplificando el día a día de quienes nos resistimos a rendirnos frente a tanta arbitrariedad e irrespeto.

El primer gran obstáculo fue la suspensión de vuelos de la aerolínea Estelar Latinoamérica por parte del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), medida que afectó a cerca de 500 pasajeros que bajo el argumento de “presentar un conjunto de debilidades en sus procesos de control de mantenimiento de sus aeronaves” que comprometía las operaciones y la seguridad de los usuarios.

Sobre este hecho, el comentario recurrente fue por qué no avisaron previamente a los pasajeros de esta circunstancia, por qué esperar cerca de tres horas para dar una primera e improvisada comunicación oficinal, por qué los representantes de la Aerolínea Estelar atendieron con tanto desdén e indiferencia a los reclamos de los pasajeros que esperaban una respuesta respetuosa, por qué no cumplen los “derechos de los viajeros” que pone el INAC en un pendón no parece tener mayor efecto.

Fue así como para lograr mi meta de poder estar en Margarita tuve que explorar el chance de registrarme en más de una lista de espera, lo cual no está suficientemente regulado y se presta para las diversas manifestaciones de corrupción y abuso en una indignante escala que está a la vista de todos. En un país con líderes que se llenan la boca hablando de justicia social, pude constatar cómo diversos empleados de las aerolíneas o de las autoridades competentes se prestaban como gestores para que por un monto mayor al costo del pasaje, o por estar palanqueados con algún contacto, haya un trato preferencial para poder obtener un boleto, en condiciones extraordinarias y evidentemente desiguales.

Finalmente luego de haber rebotado de un par de listas de espera, pude conseguir un boleto para lograr llegar a mi destino en la madrugada del día siguiente. Es en este punto de la historia que toca reconocer que Venezuela está cundida de colas, demoras y cierres, y frente a ello debo decir que “Esto No Es Normal”. No hay espacio para la resignación ni el conformismo. Si queremos llegar en algún momento a ser una potencia turística tenemos que empezar a respetar a nuestros viajeros, y esto implica muchísimo más que hacer una caricatura o un vídeo clip musical.

Frente a estos desmanes tenemos dos opciones: rendirnos y unirnos al coro de quienes dicen que “todo está perdido”, o no darle el gusto a quienes se benefician de nuestro pesimismo. Ya lo he dicho: La peor derrota es la derrota del corazón. Rendirse es el camino fácil ¡Esto También Pasará! ¡Chau Pesimismo! #LaCosaEs#Emprender #Perseverar #Resistir y #Luchar con el #Corazón!

1509830_10152311055941642_1828263689849416664_n

 

Anuncios

2 pensamientos en “Crónica de mis 20 horas en Maiquetía”

  1. Desde que conozco tu actividad como promotor social y un ejemplo a seguir en muchos aspectos de lo que se llama “emprender” no había tenido oportunidad de leerte con una nota tan sabrosa, no por el evento en sí, sino por tu decidido tono de usarla como una oportunidad para seguir demostrando que la realidad, no son los eventos que nos rodean, sino aquella que de manera consciente estamos decididos a ver, vibrar y construir desde nosotros mismos. Mis respetos..!

  2. Ya es prácticamente mi mantra: “Esto No es Normal”… me encantó encontrarlo en tus palabras. Muy buena la crónica (y la foto con el libro es todo un mensaje subliminal!). Así es mi amigo Felix, SI SE PUEDE… a seguir cambiando al mundo, es nuestra gran oportunidad y nuestro deber. Un gran abrazo!

Emprende tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s