Entre la Locura y la Vida

a7147cbd1666f01fcbd35de5e261d621Siempre me ha gustado la frase: “La locura es pretender resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre” con la que de Einstein se refería a cuan incongruentes podemos llegar a ser frente a los retos que tenemos delante de nosotros. Esta frase permite describir la “locura económica” en la que nos encontramos en estos tiempos de recesión, ante la insuficiencia de las medidas propuestas desde el gobierno para corregir las distorsiones no solo económicas, sino también políticas, sociales y culturales.

Se nos ha dicho que estamos en recesión y ante esta coyuntura es preciso preguntarnos si es suficiente conformarnos con un debate acerca de apenas dos medidas económicas (precio de la gasolina y valor del dólar). Más aún si se declara, una vez más, que ahora sí vamos camino a convertirnos en un país potencia, sin construir una estrategia integral que permita sentar las bases para superar la dependencia del petróleo, y atraer nuevamente inversiones al país.

En materia económica ya hay todo un compendio de recomendaciones, sin embargo en esta oportunidad me interesa precisar la urgencia de recuperar la convivencia entre quienes vivimos en este pedazo de tierra. Eso que también podríamos llamar “piso institucional”, “tejido social”, “marco normativo”, “seguridad jurídica”, entre otras variantes que apostarían a contrarrestar ese temor de transitar con tranquilidad por las calles; esa percepción de irrespeto a normas mínimas de convivencia como, por ejemplo, un semáforo; esa desconfianza ante el trato inequitativo que se pueda recibir de los organismos públicos, lo cual coloca a Venezuela en el nada honroso puesto 182 de 189 a la hora de hablar de indicadores sobre facilidad de hacer negocios.

El cúmulo de restricciones institucionales que han aflorado en nuestro país, caracterizados por el exceso de regulaciones, fragilidad jurídica, e incapacidad para establecer redes de cooperación extensas y productivas, tiende a limitar la formación de empresarios, por una parte, pero por la otra incentivar la informalidad de las actividades económicas, en el que se produce un modo de sobrevivencia en el que el “bachaquero”, el “raspacupo”, o el “malandreo” procuran sacar partido de la situación. Aunado a esto, la incertidumbre sobre los derechos de propiedad, desde pertenencias personales hasta el riesgo de expropiación, contribuye a reducir los niveles de emprendimiento y ahuyenta a potenciales inversionistas.

¿Es esto lo que realmente deseamos para Venezuela en las actuales circunstancias? No afrontar este reto es perpetuar la locura de la que habla Einstein. En momentos de fuerte diáspora de personas y de inversiones, toca discutir políticas que permitan superar el desmadre en el que nos encontramos y crear un clima que permita re-encantarnos con un futuro común en Venezuela, en el que sea posible recuperar la certeza de que podremos regresar con vida todas las noches a nuestras casas, y con ello volver a creer en la posibilidad de construir un país productivo y solidario. #LaCosaEsEmprender

7e2d3b5feb3ab51c13fde5755947c994

 

Anuncios

Un pensamiento en “Entre la Locura y la Vida”

  1. Leyendo tu excelente artículo me viene a la mente otra idea:

    ¿Qué tal si los que pretenden analizar la realidad actual bajo las premisas tradicionales son los de la oposición? Es evidente que las políticas económicas y sociales por parte de la revolución socialista son más que cuestionables… desde el punto de vista de las democracias y economías modernas. ¿Pero que tal si todo lo que sucede está deliberadamente planificado para destruir el andamiaje institucional y económico existente? ¿Qué tal si la fuga de jóvenes, académicos, empresarios y profesionales no es un daño colateral sino algo fríamente calculado para disminuir la intensidad de la oposición? ¿Qué tal si la quiebras de empresas, el ataque feroz a la disidencia, el fortalecimiento de los grupos paramilitares, etc. son realmente logros en al plan de la revolución?

    Muchas veces me pregunto esto, y de ser cierto entiendo por qué el liderazgo opositor, y los analistas que los acompañan, son lo que incurren en la locura de… “pretender resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre”

Emprende tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s