Confieso que he emprendido

Confieso que he emprendido… Opción Venezuela llega a los 13 años en la compleja, intensa y apasionante aventura por emprender y mantener un sueño dentro nuestra Venezuela. Desde el 2002 ha corrido mucha agua debajo del puente, y me permito compartir con ustedes algunas situaciones que nos impulsaron a emprender, los aprendizajes significativos que hemos obtenido, así como las apuestas a futuro que tenemos desde la perspectiva de todo lo vivido.Felixxi BN

Hace 13 años, veía varios retos sobre los cuales quería trabajar: por una parte, sentía que en nuestro país existía una crisis de liderazgo, que se manifestaba en la miopía ante los problemas e inequidades que nos afectan, que derivaron en la polarización política y el resentimiento social. Por otra parte, el sistema educativo parecía estar de espaldas a nuestra realidad, puesto que percibía que no se estaba avanzando en sentar las bases de una sociedad productiva y solidaria. Estos fueron los desafíos que me impulsaron a actuar en un inicio y me siguen motivando a actuar con más fuerza en la actualidad.

Apostando por un “País que se Vive”

Pese a las problemáticas que nos han acompañado en estos años, Opción Venezuela fue una excusa para dejar de “padecer el país” e invitar a construir un “País que se vive”. En la génesis de esta iniciativa, hubo una exploración y visualización de aquello que deseábamos construir, discusiones entre amigos para validar enfoques, anhelo de las primeras fotografías en acción –como prueba de que lo que hacíamos era más que pura habladera-, y muchos deseos por aprender a emprender.

El camino de este emprendimiento no ha estado exento de dificultades: restricciones de orden financiero y para conseguir financistas, rotación del equipo, compañeros que se inclinan por otros proyectos -y aunque físicamente ya no continúan en Opción Venezuela, llevan la semilla de lo aprendido con nosotros a otros lugares-, entre otras adversidades más. También vale decir que eso de la inseguridad o la inflación, que tanto aparece en las noticias, no fueron sucesos ajenos, puesto que hace casi diez años me tocó vivir una situación de “secuestro express”, o en 2008 hasta tuvimos que cerrar nuestra oficina por unos meses por no contar con el financiamiento para poder mantener a nuestro equipo de trabajo. Estas situaciones que a algunos los ha motivado a migrar de nuestro país, en nuestro caso nos dimensiona el reto que tenemos por delante a sabiendas de que no estamos en “Disneylandia”.

En un inicio nos centramos en trabajar en pos de la responsabilidad social de los jóvenes universitarios, posteriormente nos dimos cuenta que el enfoque con el que estábamos actuando era muy reactivo y nos ponía a depender de las directrices de los financistas. Poco a poco el modelo se fue depurando hasta ampliar su radio de acción, ya no solamente hacia el público universitario, sino también para incursionar en temáticas como inclusión digital y el emprendimiento juvenil.

Apoyar a los que vienen

Este recorrido emprendedor ha dado lecciones que permiten, luego de más diez años de actividades, contar con un activo de experiencia y conocimiento práctico para seguir haciendo nuestro trabajo. De Angelo Burgazzi, destacado emprendedor de nuestro país, aprendí que la responsabilidad de los emprendedores que logramos consolidarnos en el tiempo es apoyar a los que vienen.

Venezuela es un país con una tasa de mortalidad empresarial, según la cual, de cada diez iniciativas emprendedoras que arrancan, tan solo una logra superar los tres años de existencia. Es decir, nueve se quedan en el camino. Los factores que inciden en esta situación pueden ser diversos pero desde nuestro análisis estratégico, se apuesta por elevar la cultura emprendedora desde la escuela y motivando a los más jóvenes para que aprendan a emprender, así nació el programa #OpciónEmprender.

En un país que atraviesa una profunda crisis en su modelo social y productivo, #OpciónEmprender le propone al país un sistema de formación que vincula la educación presencial y a distancia para que los jóvenes de escuelas populares desarrollen emprendimientos productivos que les permitan asumirse desde temprana edad más allá de la perspectiva del empleado, desarrollando competencias y capacidades para la vida y el emprendimiento. Actualmente este programa se desarrolla con escuelas populares de Fe y Alegría en distintos estados del país (Lara, Portuguesa y Barinas).

Podemos confesarles que nuestra apuesta es la de promover una educación diferente a la que hemos conocido, una educación capaz de ayudar a nuestros jóvenes a identificar sus sueños y luchar por lo que les apasiona, aportándoles herramientas para emprender sus iniciativas y generar impacto en su entorno.

Frente a las dificultades, nuestra pasión por emprender no ha menguado, más bien ha madurado y se fortalece con el tiempo, procurando inspirar a más y más personas a sumarse a levantar una esperanza común para Venezuela. Nuestra meta es la de llevar la bandera del emprendimiento y la solidaridad a más y más escuelas, universidades y jóvenes de Venezuela y nuestra América Latina. Para nosotros la reconstrucción del país ya empezó bajo la consigna: “Construye el país que quieres en el país que tienes”. #LaCosaEsEmprender

Nace una visión BN


(Esta publicación fue realizada originalmente a petición de El Diario de Guayana, quien nos invitó a participar en su edición especial denominada  “Pasión por Emprender” a propósito de su doceavo aniversario. Con motivo de los 13 años de Opción Venezuela nos permitimos realizar una adaptación de este escrito)

Anuncios

Emprende tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s