Archivo de la categoría: Habilidades para Emprender

Ábrela Cuando… Sientas que Fracasaste Intentando Lograr tus Sueños!

(A petición de mi amiga Tibaire y Henry, me invitaron a escribir una carta para su hija Anniela, quien hoy 20 de octubre de 2016 cumple 15 años. Esta carta se escribió bajo el concepto: “Ábrela Cuando…” y aplica según distintas situaciones que pudieran llegar a ser dilemáticas para Anniela en el futuro. Bueno, aquí está mi regalo para Anniela, para abrirla cuando sienta que fracasó intentando lograr sus sueños y recupere los ánimos para seguir adelante)

f2710c8e640c7932b9adc43dd2b2cbfe

¡Felicidades Anniela!

Si consideraste abrir esta carta es porque, muy seguramente, no entiendes por qué en esta oportunidad las cosas no salieron como lo deseabas. Quizás sientas que has realizado un esfuerzo grande por llegar hasta aquí, y el resultado no te satisface. Pese a que puedo llegar a comprender tu malestar, y la “frustrachera”, es decir, esa mezcla de frustración con rabia que puedes tener en este momento, quiero decirte: ¡No te rindas!

Mucha gente está petrificada en su zona de confort, en sus miedos, en su inercia, quejándose de su situación actual, sin intentar alcanzar sus sueños. Resulta que solo aquellos que se atreven a lograr sus sueños corren el riesgo de alcanzar sus metas, o aprender de la experiencia pese a no obtener lo deseado, y quiero que sepas que ambas cosas ya son una ganancia.

Quien te escribe ha tenido no uno, ni dos, sino muchos tropiezos y caídas en ese caminar hacia las cosas con las que sueño. Todavía me falta mucho, pero en el camino he aprendido a cultivar la perseverancia, la resiliencia, la creatividad, el trabajo en equipo y la humildad.

Perseverancia para mantenerme pese a las caídas, para levantarme y seguir adelante, o como diría Winston Churchill: “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Ahora bien, no siempre es pertinente quedarse de manera terca en una misma posición, por ello, te recomiendo que acompañes esa perseverancia con la capacidad de sobreponerte a las caídas con resiliencia, a reinvenarte con creatividad, y estar abierta a trabajar en equipo y aprender de tus compañeros de sueños pese a que no piensen igual que tú. Recuerda el proverbio africano que dice: “si quieres llegar rápido anda solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”. Y no menos importante es aprender de la gente con humildad. Llámese clientes, público, audiencia, participantes, comunidad, sus objeciones, sus respuestas negativas te ayudarán a crecer, a pulir y generar una versión mejorada de tu propósito. Nunca dejes de escuchar los tesoros que pueden darte las personas que tienes a tu alrededor.

Con todo lo que he caminado y lo que me falta por caminar, no me arrepiento de mis caídas, de mis fracasos, pues no solo me han enseñado a mejorar mis argumentos, sino que también me han ayudado a despojarme de la armadura racional y supuestamente “carente” de sentimientos que me ponía para que los demás no me hicieran daño. Por ello valoró el hecho de aprender de los demás aunque lo que me digan o hagan no calce con mi visión de mundo.

De acuerdo a lo que dice el zorro de El Principito, la capacidad de reconocer que “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos” será lo que te hará grande y estoy seguro que cuando logres tus sueños, disfrutaremos el resultado. En ese momento, todo lo aprendido tendrá sentido. Finalizo nuevamente citando al zorro de El Principito cuando dice: “Eres responsable de aquello a lo que le dedicas el tiempo”. #LaCosaEsEmprender

lobo

Una Escuela llamada Venezuela

Si la crisis es la madre de las oportunidades, en medio de la crisis en la que nos encontramos los venezolanos: yo sueño con una educación y una escuela emprendedora capaz de fomentar agentes de cambio con pasión, creatividad, trabajo en equipo, proactividad y resiliencia.

Esta escuela que sueño, en vez de promover en el estudiante una visión pasiva del aprendizaje, se atreve a fomentar la creatividad y el deseo por explorar sus posibilidades de saber, hacer, ser y convivir con los demás. Avivando una llama que les permita huir de lo obvio, lo seguro y lo previsible, para explorar nuevas soluciones a nuestros dilemas y problemáticas.

Esta escuela que sueño se preocupa por hacer que afloren las pasiones de los estudiantes -más que en entregar premios o castigos por cumplir lo que “deberían hacer” según nuestro punto de vista-, pues al apoyarlos a descubrir sus pasiones encontrarán la verdadera gasolina para avanzar en la vida. Gracias a esto no necesitarán motivadores externos para saber qué rumbo tomar.

Esta escuela que sueño no se fundamenta en el afán de control y el miedo a la equivocación, por el contrario inspira a que crean en sí mismos, no duden de tomar la iniciativa y aprendan desde sus propias experiencias, aprovechando el error en favor del aprendizaje.

Esta escuela que sueño va más allá de las materias y cátedras concebidas como compartimientos separados. Dialoga con la realidad para aportar una formación contextualizada y brinda a los estudiantes lecciones de vida en los que las matemáticas, la biología o la historia adquieren un mayor sentido que el mero acto de repetir lo que dice el profesor.

Esta escuela que sueño no se limita en celebrar éxitos individuales sin tomar en cuenta la importancia del trabajo en equipo, muy por el contrario se enfoca en promover espacios de colaboración. Aquí adquiere importancia enseñar la humildad de reconocer que “no las sabemos todas”, por lo que es pertinente aprender a respetar, valorar la dignidad de los demás y a complementarnos desde nuestras diferencias.

Esta escuela que sueño va más allá de las fórmulas de “satisfacción garantizada” a corto plazo, que suelen traernos tantas frustraciones, muy por contrario enseña el valor de mantenerse en pie con perseverancia y tenacidad frente a los obstáculos. Es más, esta escuela es capaz de acompañarnos a reconstruirnos en los momentos de calamidad y darnos ánimo para transformarnos positivamente dándole sentido a la expresión “lo que no te mata te fortalece”.

Pensemos por un momento que esa Escuela que sueño se llamara Venezuela ¿No cree usted que en nuestro país urge fortalecer los músculos de la pasión, la creatividad, el trabajo en equipo, la proactividad y la resiliencia para poder superar nuestra actual crisis? Paradójicamente como sociedad no le estamos otorgando la valoración que la educación, la escuela y sus docentes se merecen para acometer este sueño.

Soy de la opinión de que los docentes no pueden hacer solos este trabajo. Siendo que ameritan incentivos justos que les permitan contar, no solo con las condiciones materiales, sino también con las herramientas pedagógicas y motivacionales para encarar este desafío, quiero celebrar a todos aquellos educadores que día a día trabajan por una educación distinta pese a tantas dificultades. Considero pertinente que como sociedad asumamos el desafío de apoyar a nuestras escuelas a dar los pasos para construir ese país que queremos en el país que tenemos. Otra Escuela y otra Venezuela claro que son posibles. #LaCosaEsEmprender

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social
21b849890dd8a468aa0370f0ebf8510f

¿Qué hacemos con la lluvia y los limones?

Paraguas y Limonadas
Ilustración cortesía de @Genealogica_

“Si del cielo te caen limones, aprende hacer limonada”

“Cuando va a llover: unos corren otros salen a vender paraguas”

La sabiduría popular está llena de refranes que nos inspiran a salir adelante ante la crisis que atravesamos, sin embargo, en nuestras escuelas en vez de alimentar la resignación, la queja o la desesperanza: ¿Realmente estamos enseñando a nuestros chicos a “hacer limonada” o “vender paraguas”?

Hace algún tiempo asumí el reto propuesto por el reconocido emprendedor venezolano Angelo Burgazzi, quien declaraba que la responsabilidad de los emprendedores que se han consolidado en el tiempo es “apoyar a los que vienen”. Para Opción Venezuela estas palabras enriquecieron nuestra misión institucional aportando una clara orientación para brindar mayores oportunidades a los jóvenes e incidir en el sistema educativo a través de Opción Emprender.

Este año Opción Emprender arriba a su versión 2.0 asimilando buena parte de  los aprendizajes obtenidos en el año escolar 2013-2014, para así reforzar su incidencia cuantitativa y cualitativa en el emprendimiento juvenil. Esta vez la meta acordada con Fe y Alegría fue la de impulsar emprendimientos que se diferenciaran de la típica “Feria de Ciencias”, sin perder de vista las posibilidades reales de comercialización o rentabilidad de las iniciativas.

Cuantitativamente, la promoción del emprendimiento juvenil se concentró en nueve escuelas técnicas de la zona Lara Llanos de Fe y Alegría, de la cuales culminaron ocho instituciones y se potenciaron cerca de treinta y cinco proyectos productivos en tres grandes áreas: productos de consumo masivo (aseo personal, cosméticos, alimentos); productos industriales (desarrollo de máquinas para, por ejemplo, sellar bolsas, hornear alimentos, o incluso dispositivos para proteger artefactos eléctricos); y servicios profesionales (enseñar baile, manualidades, brindar servicio técnico u ofrecer apoyo contra el bullying), logrando así un incremento y diversificación en las propuestas impulsadas desde Opción Emprender.

Cualitativamente, los emprendimientos se lograron gracias al compromiso de directivos, coordinadores y docentes de las escuelas involucradas, y la motivación de jóvenes de estas escuelas que apostaron por desarrollar sus sueños desde el aula con un enfoque inspirado en atender necesidades concretas de la gente con sostenibilidad y diferenciación. En el camino, los procesos y metodologías han madurado, las tecnologías asociadas se han fortalecido, y lo más importante, además de incidir y medir el desarrollo de competencias fundamentales para impulsar el emprendimiento productivo, estamos ofreciendo horizontes de vida productiva a jóvenes en contextos en los que prolifera el malandreo, el bachaqueo y la ilegalidad.

En tiempos en los que en Venezuela escasean hasta las buenas noticias, nos llena de satisfacción compartir experiencias que concretan la aspiración de llevar la formación emprendedora más allá de ciertas universidades e instituciones financieras hacia jóvenes y escuelas en los que se contagia una actitud dispuesta a “hacer limonada” y “vender paraguas”. Aún falta camino por andar pero no tenemos duda de que esa Venezuela productiva y solidaria que deseamos construir se forma desde la escuela. #LaCosaEsEmprender

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

IG paragualimonada