Archivo de la categoría: Emprendimiento Juvenil

Ábrela Cuando… Sientas que Fracasaste Intentando Lograr tus Sueños!

(A petición de mi amiga Tibaire y Henry, me invitaron a escribir una carta para su hija Anniela, quien hoy 20 de octubre de 2016 cumple 15 años. Esta carta se escribió bajo el concepto: “Ábrela Cuando…” y aplica según distintas situaciones que pudieran llegar a ser dilemáticas para Anniela en el futuro. Bueno, aquí está mi regalo para Anniela, para abrirla cuando sienta que fracasó intentando lograr sus sueños y recupere los ánimos para seguir adelante)

f2710c8e640c7932b9adc43dd2b2cbfe

¡Felicidades Anniela!

Si consideraste abrir esta carta es porque, muy seguramente, no entiendes por qué en esta oportunidad las cosas no salieron como lo deseabas. Quizás sientas que has realizado un esfuerzo grande por llegar hasta aquí, y el resultado no te satisface. Pese a que puedo llegar a comprender tu malestar, y la “frustrachera”, es decir, esa mezcla de frustración con rabia que puedes tener en este momento, quiero decirte: ¡No te rindas!

Mucha gente está petrificada en su zona de confort, en sus miedos, en su inercia, quejándose de su situación actual, sin intentar alcanzar sus sueños. Resulta que solo aquellos que se atreven a lograr sus sueños corren el riesgo de alcanzar sus metas, o aprender de la experiencia pese a no obtener lo deseado, y quiero que sepas que ambas cosas ya son una ganancia.

Quien te escribe ha tenido no uno, ni dos, sino muchos tropiezos y caídas en ese caminar hacia las cosas con las que sueño. Todavía me falta mucho, pero en el camino he aprendido a cultivar la perseverancia, la resiliencia, la creatividad, el trabajo en equipo y la humildad.

Perseverancia para mantenerme pese a las caídas, para levantarme y seguir adelante, o como diría Winston Churchill: “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”.

Ahora bien, no siempre es pertinente quedarse de manera terca en una misma posición, por ello, te recomiendo que acompañes esa perseverancia con la capacidad de sobreponerte a las caídas con resiliencia, a reinvenarte con creatividad, y estar abierta a trabajar en equipo y aprender de tus compañeros de sueños pese a que no piensen igual que tú. Recuerda el proverbio africano que dice: “si quieres llegar rápido anda solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”. Y no menos importante es aprender de la gente con humildad. Llámese clientes, público, audiencia, participantes, comunidad, sus objeciones, sus respuestas negativas te ayudarán a crecer, a pulir y generar una versión mejorada de tu propósito. Nunca dejes de escuchar los tesoros que pueden darte las personas que tienes a tu alrededor.

Con todo lo que he caminado y lo que me falta por caminar, no me arrepiento de mis caídas, de mis fracasos, pues no solo me han enseñado a mejorar mis argumentos, sino que también me han ayudado a despojarme de la armadura racional y supuestamente “carente” de sentimientos que me ponía para que los demás no me hicieran daño. Por ello valoró el hecho de aprender de los demás aunque lo que me digan o hagan no calce con mi visión de mundo.

De acuerdo a lo que dice el zorro de El Principito, la capacidad de reconocer que “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos” será lo que te hará grande y estoy seguro que cuando logres tus sueños, disfrutaremos el resultado. En ese momento, todo lo aprendido tendrá sentido. Finalizo nuevamente citando al zorro de El Principito cuando dice: “Eres responsable de aquello a lo que le dedicas el tiempo”. #LaCosaEsEmprender

lobo

¡Ahora vamos por más!

Parece mentira que ya han pasado 14 años. Todavía recuerdo toda la emoción que te teníamos ese 20 de septiembre al presentarte en el registro. En vez de miedo, en ese entonces teníamos un cúmulo de ideas que explotaban y se entrecruzaban para hacer que crecieras. Nos moríamos por tener una foto haciendo algo contigo, algo que nos permitiera decirle al mundo: ¡Mira que sí existe! ¡Aquí estamos!

Varios de quienes te cuidaron en tus primeros tiempos, pese a la distancia, son parte de tu historia, de tus alegrías de cuando cumpliste un año, dos años y así sucesivamente. En Tacarigua de La Laguna, junto a estudiantes de la Unimet fue una de las primeras fotos que tanto anhelábamos. En el pueblo campesino de Santa Rosa, en Lara, te hicimos el primer vídeo, en esa época escribimos el primer libro sobre ti. El Jarillo, Propatria, Petare, Barquisimeto son nombres con un sinfín de anécdotas y vivencias en las que nos divertimos en “un País que se Vive”. Por cierto, tus hermanos internacionales siempre han estado presentes compartiendo lágrimas, alegrías, caipiriñas, guaritos y complicidades “por la integración de los pueblos”.

Según los mercadólogos perteneces a la generación millenial, y quien lo puede dudar si, en este recorrido vital, ya has viajado por el país dando clases de informática a docentes de escuelas populares, o le advertiste a los chamos, no solo sobre las potencialidades, sino también sobre los riesgos de la internet. Cada vez más, me sorprende ver cómo la tecnología está presente en casi todo lo que haces para llegarle a más gente y de las maneras más ingeniosas.

Me maravilla apreciar cómo has sabido adaptarte a los cambios que te ha tocado vivir. Hemos tenido que mudarnos de proyectos, aprendiendo a “comer las verdes”, a reponernos a momentos de “vacas flacas” para seguir creciendo. Esa flexibilidad, esa resiliencia, habla de tu proactividad para sobreponernos a las adversidades y vaya que todos esos aprendizajes auguran nuevos desafíos a los que no les tememos.

Si algo veo en ti es tu confianza en la gente, tu confianza en que si se puede hacer la diferencia y, pese a los errores que podamos cometer, siempre en posible aprender y seguir adelante. Desde tus primeros años te has destacado por el valor de la solidaridad y la maravilla de encontrarte con otros rostros, otras historias y tejer historias que nos saquen una sonrisa de esperanza en medio de tanta incertidumbre y de tanta desazón.

En tu rebeldía adolescente te niegas a sucumbir en el derrotismo y me encanta verte apostándole con fuerza a contagiar el emprendimiento a cuanta persona te pasa por delante. Se te ve el entusiasmo cuando le hablas a un chamo de un colegio, a un universitario, a un docente, o a una persona de la comunidad, a pesar de que lo tuyo son los jóvenes, para ti no hay posibilidad de excluir aliados para construir ese mundo emprendedor y solidario del que siempre hablas.

Todo, lo bueno y no tan bueno que hemos vivido, lo agradezco en el alma, y explican tu forma de reaccionar ante el mundo hoy día. Como suele ocurrir cuando damos vida a un sueño, no nos imaginamos que hoy hayas llegado a donde estás con tanto entusiasmo, y que hoy contemos con tantos amigos, aliados y un equipo que día a día le da cuerpo, ganas, estructura y ambición al sueño de Construir ese País que Queremos en el País que Tenemos ¡A todos infinitas gracias por permitirte crecer y llegar a donde estás!

Dicen por allí que “La mejor manera de predecir el futuro es creándolo”, pues al mirar el camino que hemos recorrido desde el 2002, nos enorgullecemos de enseñarte a ser fiel a tu propósito. Y como la mejor predica es con el ejemplo, hoy en tus 14 años ratificamos que el éxito emprendedor no está asociado a los factores externos (dinero, poder, posesiones, aliados), sino que está asociado a descubrir lo que mueve tu corazón, a tu pasión y al amor profundo hacia lo que se hace. Tu éxito radica en la satisfacción de saber que estamos construyendo un mundo mejor al que encontramos: Y eso nos hace ganadores.

¡Ahora vamos por más!

¡Feliz Cumpleaños Opción Venezuela!

#LaCosaEsEmprender

ov14anos

Una Escuela llamada Venezuela

Si la crisis es la madre de las oportunidades, en medio de la crisis en la que nos encontramos los venezolanos: yo sueño con una educación y una escuela emprendedora capaz de fomentar agentes de cambio con pasión, creatividad, trabajo en equipo, proactividad y resiliencia.

Esta escuela que sueño, en vez de promover en el estudiante una visión pasiva del aprendizaje, se atreve a fomentar la creatividad y el deseo por explorar sus posibilidades de saber, hacer, ser y convivir con los demás. Avivando una llama que les permita huir de lo obvio, lo seguro y lo previsible, para explorar nuevas soluciones a nuestros dilemas y problemáticas.

Esta escuela que sueño se preocupa por hacer que afloren las pasiones de los estudiantes -más que en entregar premios o castigos por cumplir lo que “deberían hacer” según nuestro punto de vista-, pues al apoyarlos a descubrir sus pasiones encontrarán la verdadera gasolina para avanzar en la vida. Gracias a esto no necesitarán motivadores externos para saber qué rumbo tomar.

Esta escuela que sueño no se fundamenta en el afán de control y el miedo a la equivocación, por el contrario inspira a que crean en sí mismos, no duden de tomar la iniciativa y aprendan desde sus propias experiencias, aprovechando el error en favor del aprendizaje.

Esta escuela que sueño va más allá de las materias y cátedras concebidas como compartimientos separados. Dialoga con la realidad para aportar una formación contextualizada y brinda a los estudiantes lecciones de vida en los que las matemáticas, la biología o la historia adquieren un mayor sentido que el mero acto de repetir lo que dice el profesor.

Esta escuela que sueño no se limita en celebrar éxitos individuales sin tomar en cuenta la importancia del trabajo en equipo, muy por el contrario se enfoca en promover espacios de colaboración. Aquí adquiere importancia enseñar la humildad de reconocer que “no las sabemos todas”, por lo que es pertinente aprender a respetar, valorar la dignidad de los demás y a complementarnos desde nuestras diferencias.

Esta escuela que sueño va más allá de las fórmulas de “satisfacción garantizada” a corto plazo, que suelen traernos tantas frustraciones, muy por contrario enseña el valor de mantenerse en pie con perseverancia y tenacidad frente a los obstáculos. Es más, esta escuela es capaz de acompañarnos a reconstruirnos en los momentos de calamidad y darnos ánimo para transformarnos positivamente dándole sentido a la expresión “lo que no te mata te fortalece”.

Pensemos por un momento que esa Escuela que sueño se llamara Venezuela ¿No cree usted que en nuestro país urge fortalecer los músculos de la pasión, la creatividad, el trabajo en equipo, la proactividad y la resiliencia para poder superar nuestra actual crisis? Paradójicamente como sociedad no le estamos otorgando la valoración que la educación, la escuela y sus docentes se merecen para acometer este sueño.

Soy de la opinión de que los docentes no pueden hacer solos este trabajo. Siendo que ameritan incentivos justos que les permitan contar, no solo con las condiciones materiales, sino también con las herramientas pedagógicas y motivacionales para encarar este desafío, quiero celebrar a todos aquellos educadores que día a día trabajan por una educación distinta pese a tantas dificultades. Considero pertinente que como sociedad asumamos el desafío de apoyar a nuestras escuelas a dar los pasos para construir ese país que queremos en el país que tenemos. Otra Escuela y otra Venezuela claro que son posibles. #LaCosaEsEmprender

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social
21b849890dd8a468aa0370f0ebf8510f