Archivo de la etiqueta: educación

Emprendamos y Erremos

Emprendamos y Erremos2Empiezo este artículo polemizando con nuestro insigne educador Simón Rodríguez, quien acuñó la famosa expresión “Inventamos o erramos”, haciendo un llamado a su época a no sucumbir ante modelos foráneos, en una clara invitación a ser originales en la procura de instituciones y gobierno aptos para nuestras circunstancias.

Sin embargo, en esta oportunidad me permito usar la frase modificando su enfoque ¿La razón de esta propuesta? A mi parecer no existe invención posible huyendo o satanizando la posibilidad de error en el proceso de innovación y al aprendizaje que ello conlleva.

En el Índice Mundial de Innovación, Venezuela está en el nada honroso puesto número 122 de 143 países, descendiendo cerca de 20 puestos en los últimos tres años, y colocándonos detrás de Honduras, Ecuador, Bolivia o El Salvador. Es decir, a casi dos siglos del “inventamos o erramos”, hemos inventado poco y no hemos errado lo suficiente (lo suficiente para aprender a edificarnos como un país de innovación).

Sin ignorar que el país cuenta con una significativa fuga de talentos, y un desaprovechamiento de años de formación intelectual, este informe de Insead, la Universidad Cornell y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de la ONU -que evalúa temas tan cruciales como: instituciones, capital humano e investigación, infraestructura, desarrollo del mercado, desarrollo empresarial, producción de conocimientos y producción creativa-, evidencia que esta falta de innovación no se debe al desarrollo del capital humano y la producción de conocimientos de los venezolanos, sino que las más bajas calificaciones se encuentran al medir el desempeño de las instituciones gubernamentales y el desarrollo del mercado nacional.

¿Qué recomendaciones se desprenden de este documento? Además de tener en cuenta el rol facilitador a que está llamado el Estado, y la concertación de políticas que contribuyan a dinamizar la productividad y el crecimiento económico, se necesita mejorar las destrezas de las personas desde el aula para así apuntalar la innovación.

A partir de la interacción que he logrado tener con chicos de nuestras escuelas e investigaciones que he podido manejar, se observa que un porcentaje significativo de jóvenes tiene una baja disposición a asumir riesgos emprendedores, y es que detrás de ello se encuentran rasgos culturales que promueven la aversión al riesgo y la penalización del fracaso.

Ahora más que nunca se hace necesario promover el emprendizaje, una mezcla de aprendizaje en base al emprendimiento, lo cual trae consigo un poderoso efecto pedagógico que celebra los aciertos y pero también aprovecha los errores que atraviesa toda innovación. Estoy seguro que nuestro Simón, el maestro, acordará la pertinencia de una Venezuela de invención y emprendimiento con solidaridad, en el que el error, y la superación del miedo al fracaso, sean parte de los aprendizajes ineludibles para poder arriesgarnos a reimpulsar nuestro país. La consigna es: #LaCosaEsEmprender.

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

Inventamos y erremos

15 tuits sobre Empleabilidad Juvenil en Venezuela

15 tuitsDesde 1999, cada 12 de agosto se va celebrando el día internacional de la juventud. En el marco de esta fecha, se llevaron a cabo distintos eventos entre los que queremos destacar la iniciativa de la Red de Innovación Estratégica por la Juventud (RIEJoven) quienes, bajo la coordinación de la Fundación Opportunitas, promovieron la discusión sobre el Empleo Juvenil en Venezuela.

Con la etiqueta #PrioridadJoven se compartió una consulta virtual que sirvió para conocer los análisis y propuestas de destacadas organizaciones interesadas en quienes representan un desafío de inclusión productiva y social para nuestro país. El resultado de esta consulta quedó reflejado en forma  de tuits que, por su síntesis y contundencia, se comparten en este artículo:

1) El empleo juvenil no se refiere solamente a un lugar de trabajo para los jóvenes, es una apuesta a la integración social.

2)  El 50% de la población venezolana tiene 27 años o menos. 7.6 millones tiene entre 15 y 29 años. Fuente: IIES – UCAB.

3) Cerca de 1.700.000 jóvenes venezolanos están doblemente excluidos, ni trabajan ni estudian. Fuente: IIES – UCAB.

4) En Educación es prioritario: elevar la calidad de la educación, estimular el emprendimiento y ofrecer más modalidades de formación.

5) Se debe garantizar un mayor acceso y  mejores condiciones de empleo joven.

6) Es importante incentivar el primer empleo, a través de mejores salarios, horarios flexibles, planes de entrenamiento.

7) Incluir a los jóvenes con diversidad funcional también es una prioridad.

8) Es importante escuchar la voz de los jóvenes y darles a conocer oportunidades de atención e información.

9) Se necesita una mayor articulación intersectorial entre: centros educativos, empresas, gobierno nacional, municipios, ONG´s, entre otras instituciones.

10) Es vital el apoyo hacia organizaciones intermediarias (ONGs) y hacia los propios #jóvenes.

11) Hay que motivar. La apatía es un desafío que demanda despertar el interés de los jóvenes hacia el estudio y el trabajo.

12) La familia debe participar en el diálogo para impulsar el interés al estudio y el trabajo en la juventud.

13) Es importante seguir desarrollando diagnósticos y propuestas. Lo que no se mide no se puede gestionar adecuadamente.

14) La prioridad joven se hace sustentable dinamizando a la economía, y facilitando políticas estables para el empleo juvenil.

15) La juventud está más allá de la polarización… (¿es necesario explicar la importancia de consensos a largo plazo sobre este tema?)

En el siglo XXI el papel de las redes sociales y la viralidad de los contenidos es fundamental para  incidir en quienes deben tomar decisiones en favor de nuestros jóvenes. Aprovechemos pues ese protagonismo del internet como un modo concreto de sumar esfuerzos por un país que atienda esa potencialidad juvenil a la espera de una mayor y mejor atención. #LaCosaEsEmprender

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

(Este artículo fue publicado en la Edición 39 del Suplemento de Responsabilidad Social: Nota Responsable el 27 de agosto de 2014)

 

NR ago2014

Anderson y la educación emprendedora

Imagen1

Recientemente conocí a Anderson. Su historia puede ser la de muchos jóvenes que pueden llegar a desertar del sistema educativo. Anderson va a la escuela “Ana Soto” en la población de Pavia, famosa no solo por el sabor sus chivos, sino por las adversas condiciones en se vive en estas tierras guaras.

Semanas antes de nuestro encuentro, Anderson estaba considerando dejar la escuela  y pasar a formar parte de la alarmante cifra del millón setecientos mil jóvenes que ni estudia ni trabaja en Venezuela. Según el estudio de juventud del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB, el 50 % de los muchachos de 17 años abandonan el liceo. Toca preguntarnos: ¿Qué estamos dejando de hacer para que los jóvenes no se sientan motivados para continuar estudiando?

Al respecto es importante fijarnos en los contenidos en los que se están formando nuestros jóvenes. Tony Wagner, experto en innovación educativa del Centro de Tecnología y Emprendimiento de la Universidad de Harvard, manifiesta que “el mundo no valora hoy los conocimientos en sí mismos, sino lo que las personas son capaces de hacer con ese conocimiento”. Wagner cuestiona que muchas instituciones educativas siguen concentradas en que los chicos memoricen contenidos y teman al fracaso, y no descubran lo que les apasiona, ni algún propósito para emprender.

Quizás Anderson no haya logrado memorizar la tabla periódica de química, ni sabemos cuántas materias haya reprobado este año, pero este hecho no lo hace menos que nadie, más bien muestra lo prioritario que es potenciar en los jóvenes habilidades como: curiosidad e imaginación, actitud abierta hacia la solución de problemas e iniciativa y espíritu emprendedor, que no necesariamente estamos enseñando en la escuela, como dice Wagner.

Por eso nos encantó haber acompañado este año a Anderson, quien junto a su equipo viajó fuera del estado Lara, para investigar y construir una piladora de maíz, con la cual no solo atendieron una oportunidad socioproductiva de la región, que abarata los costos del maíz pilado, sino también demostrarle a un grupo de jóvenes que sí es posible vencer los miedos y salir adelante en base al emprendimiento.

Así como Anderson, cerca de doscientos jóvenes de escuelas populares de Fe y Alegría de los estados Bolívar, Lara, Portuguesa y Carabobo, este año participaron en #OpciónEmprender, una experiencia innovadora que procura sembrar la educación emprendedora en Venezuela, para que así el emprendimiento deje de ser la excepción en nuestro sistema educativo y, de la mano de alianzas significativas, pueda extenderse a más jóvenes y escuelas del país. Dado que estamos en tiempos en los que hasta las esperanzas escasean en nuestra sociedad, nos maravilla compartir noticias balsámicas que nos dan ánimos para seguir avanzando en la construcción del país que queremos en el país que tenemos. #LaCosaEsEmprender.

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

(Este artículo fue publicado en la Edición 38 del Suplemento de Responsabilidad Social: Nota Responsable el 30 de julio de 2014)

10551089_10152122402436642_8383248580983452296_n