Archivo de la etiqueta: trabajo

15 tuits sobre Empleabilidad Juvenil en Venezuela

15 tuitsDesde 1999, cada 12 de agosto se va celebrando el día internacional de la juventud. En el marco de esta fecha, se llevaron a cabo distintos eventos entre los que queremos destacar la iniciativa de la Red de Innovación Estratégica por la Juventud (RIEJoven) quienes, bajo la coordinación de la Fundación Opportunitas, promovieron la discusión sobre el Empleo Juvenil en Venezuela.

Con la etiqueta #PrioridadJoven se compartió una consulta virtual que sirvió para conocer los análisis y propuestas de destacadas organizaciones interesadas en quienes representan un desafío de inclusión productiva y social para nuestro país. El resultado de esta consulta quedó reflejado en forma  de tuits que, por su síntesis y contundencia, se comparten en este artículo:

1) El empleo juvenil no se refiere solamente a un lugar de trabajo para los jóvenes, es una apuesta a la integración social.

2)  El 50% de la población venezolana tiene 27 años o menos. 7.6 millones tiene entre 15 y 29 años. Fuente: IIES – UCAB.

3) Cerca de 1.700.000 jóvenes venezolanos están doblemente excluidos, ni trabajan ni estudian. Fuente: IIES – UCAB.

4) En Educación es prioritario: elevar la calidad de la educación, estimular el emprendimiento y ofrecer más modalidades de formación.

5) Se debe garantizar un mayor acceso y  mejores condiciones de empleo joven.

6) Es importante incentivar el primer empleo, a través de mejores salarios, horarios flexibles, planes de entrenamiento.

7) Incluir a los jóvenes con diversidad funcional también es una prioridad.

8) Es importante escuchar la voz de los jóvenes y darles a conocer oportunidades de atención e información.

9) Se necesita una mayor articulación intersectorial entre: centros educativos, empresas, gobierno nacional, municipios, ONG´s, entre otras instituciones.

10) Es vital el apoyo hacia organizaciones intermediarias (ONGs) y hacia los propios #jóvenes.

11) Hay que motivar. La apatía es un desafío que demanda despertar el interés de los jóvenes hacia el estudio y el trabajo.

12) La familia debe participar en el diálogo para impulsar el interés al estudio y el trabajo en la juventud.

13) Es importante seguir desarrollando diagnósticos y propuestas. Lo que no se mide no se puede gestionar adecuadamente.

14) La prioridad joven se hace sustentable dinamizando a la economía, y facilitando políticas estables para el empleo juvenil.

15) La juventud está más allá de la polarización… (¿es necesario explicar la importancia de consensos a largo plazo sobre este tema?)

En el siglo XXI el papel de las redes sociales y la viralidad de los contenidos es fundamental para  incidir en quienes deben tomar decisiones en favor de nuestros jóvenes. Aprovechemos pues ese protagonismo del internet como un modo concreto de sumar esfuerzos por un país que atienda esa potencialidad juvenil a la espera de una mayor y mejor atención. #LaCosaEsEmprender

Félix Ríos Álvarez (@Felixxi) ~ Emprendedor social

(Este artículo fue publicado en la Edición 39 del Suplemento de Responsabilidad Social: Nota Responsable el 27 de agosto de 2014)

 

NR ago2014

En contra del “odio de clases”

Con una madre de 47 años y un padre de 56 mi primera irreverencia emprendedora fue vencer el sustico que da el llegar a este mundo cuando se pensaba que la “fábrica” estaba cerrada. De pequeño siempre me la pasaba con mis padres en su “negocio” frente al Mercado Periférico de Catia, y allí pase muchas tardes atendiendo a la clientela de “La Criollita”, como se llamaba este local atendido por sus propios dueños.

Cuando cumplí los 10 años, mi papá se enfermó de algo muy raro para mí -con el pasar de los años me enteré que era cáncer óseo-,  lo que le limitó subir las escaleras del bloque del 23 de Enero donde vivíamos, esto nos obligó a mudarnos a un anexo en La California Sur -al este de Caracas-, y así me convertí en su conductor de silla de ruedas por un tiempo. Este cambio de mundo siempre lo ilustro diciendo que pasé de compartir con amiguitos cuyas vacaciones las disfrutaban en populosas playas del litoral central, a relacionarme con chicos cuyos viajes eran hacia Estados Unidos o Europa.

A pesar de que mi padre murió a los meses de mudarnos, esta nueva realidad me mostró que teníamos a dos países en frente, y con el pasar del tiempo afianzó mi compromiso de servicio hacia el otro y me ha impulsado a trabajar como emprendedor social en mi país.

Siempre he dicho con orgullo que me crié entre Catia y el 23 de Enero, y lo continuaré diciendo. También afirmaré que aunque mis padres no terminaron la primaria supieron sacar adelante una familia procurando que sus hijos se superaran en base al estudio y al trabajo. Pese a las dificultades económicas que pudimos haber atravesado, el legado que me entregaron mis padres ha sido el de aprender a ser perseverante y no doblegarme ante las dificultades.

Cuento esto porque Venezuela ha entrado nuevamente en una etapa de crispación y para algunos, esto pareciera ser un problema de ricos contra pobres, de oeste versus este de la ciudad, gente estudiada en contraposición con la gente que no tuvo acceso a la educación, y pare usted de contar cuantos antagonismos podemos enumerar que “supuestamente” nos muestran irreconciliables.

En tiempos en los que se incita al “odio de clases”, y hasta se promueven acciones que desconocen a quien pueda tener diferencias sociales, urge advertir la amenaza del ver al otro como un “burguesito” o un “malandro”, sin darnos cuenta que estamos cayendo en una terrible generalización que nos impide identificar nuestras potencialidades compartidas.

Estoy seguro que no todo es tan malo en nuestro pasado y que en nuestro futuro aún es posible construir una sociedad en la que todos quepamos. Venezuela está llena de testimonios de gente emprendedora que han venido de abajo y han “echado pa´ lante” con trabajo y entusiasmo. La tarea no es sencilla, pero tampoco imposible. Para construir el país que queremos en el país que tenemos es hora de reconocer esas lecciones de superación y -con irreverencia-  tumbar las barreras de los prejuicios y el resentimiento. ¿Estás dispuesto a dejar el sustico hacia quienes percibes diferentes a ti y tender puentes entre los venezolanos? #LaCosaEsEmprender.

(Este artículo fue publicado en la Edición 33 del Suplemento de Responsabilidad Social: Nota Responsable el 26 de febrero de 2014)